El programa de becas de MTC apoya a 5 niños y jóvenes en el municipio de Esquipulas Palo Gordo. Dos profesoras de una escuela son voluntarios en el Comité de Becas. Hablamos con una de ellas (Blendí) para preguntar cómo están trabajando y porque es importante el programa de becas: ¨Tenemos 25 historias diferentes.¨

Tenemos 25 historias diferentes – Blendi

No miramos religión

El programa de becas en Palo Gordo es una iniciativa de la iglesia católica. ¨Somos dos maestras que están en el comité de Becas y somos nombrados por el consejo pastoral.¨, comienza Blendi su explicación. La parroquia patrocina a 20 niños y MTC apoya a 5. ¨Aunque somos católicos, también damos becas a niños de otras religiones. Además no damos becas a familiares nuestras, aunque también tienen necesidades.¨

Solo apoyemos a personas que están en condiciones muy difíciles – Blendi

Proceso de selección

Para seleccionar los becados llaman a los directores de las diferentes escuelas en el municipio. Después visitan a las familias recomendadas para ver su situación. ¨Tenemos reglamentos que deben cumplir los becados. Solo apoyemos a personas que están en condiciones muy difíciles, por ejemplo a huérfanos, hijos de madres solteras, madres viudas, padres que no tienen un trabajo, etc.¨

Tenemos que estar muy estrictos

Reuniones trimestrales

Los niños y jóvenes seleccionados se reúnen trimestralmente. En la primera reunión se explica todos los criterios y socializan los diferentes formularios que tienen que llenar. Cada trimestre tienen que llevar sus calificaciones y las facturas o recibos de gastos. ¨Los jóvenes tienen que tener un promedio de por lo menos 70. Si no, se suspende la beca. También vemos el comportamiento del becado. Tenemos que estar muy estrictos para asegurar que los gastos sirven para los estudios.¨ Durante la reunión las maestras también hacen pláticas con ejercicios sobre valores, responsabilidad y otros temas.

Su papá olvidó de ella – abuelo de Sulmy

Sulmy quiere ser enfermera

Uno de los becados es Sulmy. Ella tiene 12 años y vive en la aldea Villa Hermosa. Está en sexto primario. ¨Su mamá trabaja en casa y su papá se olvidó de ella.¨, dice su abuelo. Ella le gusta la escuela y quiere ser enfermera.