Magda Oberndorff

13-10-1949 – 12-11-2018

Chjontey Magda tu´n ata quk´ey

Gracias Magda, vives entre nosotros y nosotras

Magda nace en Geleen, en Limburgo, provincio del sur de Holanda, el 26 de octubre de 1949. Tras 69 años de edad ha partido el 12 de noviembre de 2018, para encontrarse con sus y nuestros abuelos y abuelas. Con una formación de pedagoga y con una especialidad en educación de adultos, hizo aportes a su país natal Holanda y a varios países latinoamericanos donde residió por más de tercios de su vida.

Hizo un largo caminar, marcado por su compromiso con los procesos de lucha por condiciones de dignidad, libertad, justicia y equidad de nuestros pueblos latinoamericanas. En 1975, en la ciudad de Nijmegen se integró directamente al Comité de Solidaridad con Uruguay. Desde ahí apoyó a los comités de otros países como Chile, Argentina y Nicaragua, entre otros. En 1978 realizó un viaje a Perú, Ecuador y Nicaragua, entre otros. En 1978 realizó un viaje a Perú, Ecuador, Argentina y Uruguay, acercándose a su realidad. En 1982, por 9 meses se integra al trabajo de alfabetización en la Nicaragua revolucionario. 

En 1989 viaja a Costa Rica, país donde permanecerá 10 años trabajando con la Asociación de Promoción Laboral – ASEPROLA -, una ONG de formación de cuadros sindicales. Ahí como responsable del sector y eje mujer y trabajo, desarrolló una metodología específica para la formación de este sector de lideresas. 

En 1998, Magda termina su ciclo en Centroamérica y regresa a Holanda. Allí se vincula con un departamento de educación de la Federación de Sindicatos Holandeses, FNV, con quienes trabajó durante tres años desarrollando programas formativos. 

En 2004 decide vincularse nuevamente con Latinoamérica, integrándose como voluntario a las Brigadas de Paz en Colombia. En el departamento de Chocó, con población predominantemente afrocolombiana e indígena, brindó el servicio de protección a la población civil desplazada por el conflicto interno. Después de un año de trabajo con las Brigadas pasa a trabajar como cooperante en la ciudad de Sincelejo, departamento de Sucre, en la formación de mujeres lideresas de comunidades cristianas en esa región. 

En 2006 cierra su ciclo en Colombia y en 2007 se vincula con el MTC. Su caminar entre nosotros lo hizo desde la Escuela de Formación Política, desde donde brindó todos sus conocimientos, experiencias, pero sobre todo su Ser. Compartir que no fue exclusiva al MTC, dado que igual contribuyó a la conformación de la plataforma de organizaciones socias de Mensen met en Missie (Personas con una Misión) de Holanda. Desde San Marcos apoyó trimestralmente durante los años 2011-2013, en dinámica de fortalecimiento institucional a la Organización Campesina – Centro Campesina de Asesoría y Capacitación Integral (CECACI)-, Juntos en el Camino, AC.

Con el MTC, supo acompañar y compartir nuestros cotidianos sufrimientos, angustias, desesperanzas, luchas y sueños. Desde esa cotidianidad motivó a una nueva generación de niñez y adolescentes a soñar y comprometerse a la construcción de un mundo diferente. 

Expresamos a su hermana Marian y sus sobrinos, nuestro pésame y a la vez nuestro eterno agradecimiento por la Vida de Magda compartida con nosotros. Magda vive y sus semillas crecen en nuestras familias y comunidades.