En el marco de crisis global que viven los trabajadores/as por COVID-19
y en Conmemoración del Día Internacional del Trabajo 2020

La Sinergia WSM – a la comunidad nacional e internacional

HACE SABER:

Ante la actual crisis que ha generado la pandemia denominada COVID-19, hoy más que nunca el Día Internacional del Trabajo es propicio para reiterar nuestro llamado a continuar luchando por el pleno respeto de los derechos humanos y laborales en Guatemala. Los tres poderes del Estado, sector privado y la sociedad civil debemos estar conscientes que no es posible construir una sociedad en paz si no estamos comprometidos en velar por los derechos laborales del trabajador/a campesino/a, trabajadoras del hogar, trabajadores informales, trabajadores emigrantes, etc.

Para la atención de la emergencia derivada de la pandemia Covid-19, de parte del Ejecutivo y sus ministros, así como por el Congreso de la República, han destinado al menos 11 mil millones de Quetzales del Presupuesto General de la Nación, soportado con nuevos préstamos a organismos internacionales y donativos diversos.  La información oficial sobre las acciones realizadas hasta la fecha no justifican los recursos otorgados: a) Limitada atención a los enfermos por COVID-19; b)  Establecimiento de una red hospitalaria – en edificios remodelados – con limitados recursos físicos, humanos y financieros; c) No aprobación del Decreto 15-2020, con el que el Congreso pretendía brindar un soporte a los sectores más vulnerables. Sin la debida precisión de los sectores, reglamentos y mecanismos que lo hicieran viable, -motivo de veto presidencial. Conferencia presidencial 29.04.2020-; d) Denuncias de corrupción en el Ministerio de Salud por viceministros y personal administrativo, sobrevalorando compra de medicamentos no necesarios para atención a la pandemia; e) Otorgamiento de diversos servicios contratados a través de familiares (adquisición de mascarillas) y financistas de su campaña; f) Priorizar la atención a la emergencia desde el enfoque de la seguridad nacional, brinda oportunidad de reposicionamiento y recursos financieros al Ejercito y a sectores financistas de su campaña.

No existe hasta ahora ningún informe presidencial, en sus múltiples mensajes transmitidos por cadenas de radio y televisión; ni en las hojas electrónicas de información gubernamental, que nos brinde datos objetivos sobre el manejo financiero de la Emergencia.  Esta situación confirma una continuidad de la práctica corrupta e impune de la clase política aferrada al Estado.

Ante esta situación, manifestamos: nuestro total rechazo al manejo político y financiero del Plan de Emergencia por cuanto únicamente favorece y garantiza la protección de los intereses del sector privado (CACIF), sector militar y financistas de campaña.  Los intereses de la clase trabajadora, las economías comunitarias y campesinas y las varias miles de personas que viven en las calles de las ciudades, las más afectadas por la crisis, están siendo relegados. Despidos masivos (en las ramas: agrícola –fincas cafetaleras-, construcción, transporte, manufactura –maquilas-, comercio, servicios –mujeres trabajadoras en casas particulares-…), corte de servicios básicos y telefonía celular y residencial, costo elevado de la canasta básica, entre otros efectos derivados del confinamiento #quédate en casa, está llevando a la población trabajadora y al pueblo en general a situaciones de hambre y desesperación por su futuro incierto.    

Esta crisis se suma a las ya condiciones de pobreza extrema en la que se encuentra más del 70% de la población del país, de la cual un 30% cuenta con trabajo formal y un 70% forma parte del sector informal. Las políticas, decretos, medidas, mecanismos y acciones derivados del plan de emergencia, en sus consecuencias socio económicas, violentan los derechos humanos y laborales de la mayoría, asestando duro golpe a la convivencia humana y social de Guatemala.

Ante esta situación exigimos:

  1. Que los poderes Ejecutivo y el Legislativo, reorienten el Plan de Emergencia derivado de la atención del COVID-19, con prioridad al tema de salud integral de los guatemaltecos. Demandamos hacer de este contexto una oportunidad para restructurar el sistema de salud y dignificar al gremio médico, paramédico y administrativo de este sector.
  2. Que la crisis sea administrada en un marco de protección y seguridad social para los y las trabajadoras, principales afectados por la misma. Que se apruebe el Decreto 15-2020, del Congreso de la Republica, entre otros; haciendo efectivas las medidas económicas que permitan no solo la atención de la emergencia sino la superación de la Política Económica, que genera deshumanización por la miseria, marginación y conflictividad social, que la misma deriva. Con consecuencias serias para una gobernabilidad democrática del país.
  3. Que el presidente Dr. Alejandro Giammattei, en nombre del Pueblo, reencuentre en esta crisis una oportunidad para hacer un gobierno de transparencia, anticorrupción y de dialogo social, como ofreció en su campaña electoral. Esto hará que Dios lo bendiga a Él y al Pueblo de Guatemala.

Como Sinergia WSM manifestamos nuestra solidaridad a la clase trabajadora y al pueblo en general. Reafirmamos nuestro compromiso por defender y promover nuestros derechos a una Protección, Seguridad y Economía Social y Solidaria, desde nuestras experiencias de trabajo que nos dignifiquen como personas / familias, comunidades, sectores y pueblos.

“Por la Defensa del Trabajo y la Vida Digna¨

Guatemala, 1º. de mayo de 2020.-